Aprende a gestionar los pensamientos intrusivos

meditando

¿Has tenido en alguna ocasión la sensación de que no puedes sacarte algo de la cabeza? Estos pensamientos son los que se conocen como intrusivos. Se trata de aquellos pensamientos que aparecen sin cesar y se repiten en nuestra mente. Suele ocurrir cuando nos encontramos ante una incertidumbre que nos crea ansiedad.

La mayoría de estos pensamientos están asociados a creencias irracionales y suelen ser negativos. Es necesario tomar el control para evitar que nos distraigan y nos afecten en el desarrollo de nuestra vida diaria. Generalmente están centradas en nuestros fracasos, preocupaciones o debilidades. Estos pensamientos son creados por uno mismo aunque en ocasiones los asumimos como ciertos y los reflejamos en opiniones que creemos que los demás puedan tener de nosotros.

Si no aprendemos a controlarlos, estos pensamientos pueden causarnos una obsesión y crearnos numerosas emociones negativas.

o-MAN-FRUSTRATED-facebook

Los pensamientos negativos en bucle pueden convertirse en obsesión.

Para evitar llegar a este punto lo mejor es seguir estos consejos y emplear las herramientas que podamos para controlar los pensamientos intrusivos:

No darle vueltas a lo mismo una y otra vez: si te das cuenta de que tus pensamientos son un bucle repetitivo lo mejor es que intentes centrar tu atención en una actividad que te distraiga de verdad y necesite tu total concentración.

Afrontar el problema: si los pensamientos se desarrollan a raíz de una situación y se puede solucionar hablando, debes poner todo tu empeño en resolverla. Por ejemplo, discúlpate con quien sea necesario para dejar de sentirte mal, confiesa un error que has cometido, o aclara la situación que necesites lo antes posible para evitar la ansiedad. Si tras poner todo de tu parte el problema sigue ahí debes pasar página y avanzar, poner tiempo y distancia de por medio puede ser una buena solución cuando se trata de una situación tóxica.

Evitar las negaciones: recordemos que todos los pensamientos se elaboran con palabras, por ello para evitar tener pensamientos negativos debemos evitar los pensamientos que contengan negaciones absolutas (“no podré superarlo”, “nunca me perdonarán”, etc). Recuerda que puedes aprender de cada error y que todo tiene un lado positivo. Por ello, cada vez que te des cuenta de que piensas con negación busca el lado positivo a ese pensamiento, por mínimo que sea.

Respirar y tomar conciencia: Si te das cuenta de  que estás siendo víctima de pensamientos intrusivos tómate un momento para cerrar los ojos y respirar profundamente. Después, intenta cambiar tu pensamiento por algo positivo o simplemente por algo diferente. Lo que más ayuda en estos casos es centrarse en el presente, presta atención a lo que estás haciendo en este instante.

Céntrate en las soluciones: ¿De qué te sirve darle vueltas a lo mismo una y otra vez? Piensa cómo podrías resolver el problema por difícil que sea y, si no tiene solución, busca nuevas ilusiones en el presente y así conseguirás seguir adelante.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *