La ansiedad social o TAS

fobia-social-iloveimg-resized-2-iloveimg-cropped

¿Conoces la enfermedad comúnmente conocida como fobia social? Las personas que la padecen sienten una intensa ansiedad a la hora de convivir en sociedad. Cualquier acción cotidiana en público les supone un problema y la evitan en la medida de lo posible.

Como en todas las fobias, por definición, lo que el paciente siente es miedo persistente a una o más situaciones sociales por temor al juicio (percibido o real) de otras personas.

Los pacientes que sufren Trastorno de Ansiedad Social sufren en muchas ocasiones de ansiedad anticipatoria, es decir: se inquietan con sólo pensar que esa situación puede darse.

Resultado de imagen de ansiedad social

La mayoría de estos pacientes intentan controlar este estado pero el sentimiento de temor es tan intenso que en algunos casos pueden padecer deseo de evitación, obsesión por ser observados, e incluso episodios de ataques de pánico.

Otros de los síntomas que pueden darse son tartamudez, incontinencia, temblores, sudoración, rubor, palpitaciones, náuseas, etc.

Como consecuencia de este trastorno encontramos que algunos pacientes sufren aislamiento o depresión, dadas las “limitaciones” con las que viven.

Algunas personas con este trastorno no tienen ansiedad en los contextos sociales, sino que más bien tienen ansiedad de rendimiento. Es decir, sienten inseguridad de padecer síntomas físicos de ansiedad en situaciones tales como: tener que dar un discurso, participar en deportes, o bailar o tocar un instrumento musical en el escenario.

Según un estudio científico que interrogó a una muestra de pacientes con TAS, las situaciones más estresantes para los que padecen este trastorno son, por orden de prevalencia:

  • Hablar en público
  • Charla informal/reuniones
  • Acudir a fiestas
  • Mantener una conversación
  • Iniciar una conversación
  • Comer/beber en público
  • Escribir en público
  • Utilizar un lavabo público

Para comprender un poco más a las personas que padecen esta fobia hemos incluido el siguiente esquema en el que se muestra cómo funciona el ciclo de pensamientos de las personas que padecen TAS:

CIRCULO-ANSIEDAD-SOCIAL

La psicoterapia cognitivo-conductual es especialmente útil para tratar el trastorno de ansiedad social. Este tipo de psicoterapia entrena en otras formas de pensar, enseña a comportarse y reaccionar ante distintas situaciones para sentir menos ansiedad o temor. Además, también sirve para aprender y practicar a desenvolverse socialmente. Puede ser especialmente útil realizar una psicoterapia cognitivo-conductual.

Desde DIESTRES recomendamos el uso de terapias para aprender a gestionar la ansiedad que padecen estas personas e intentar poco a poco normalizar las situaciones de manera que puedan desempeñar su vida cotidiana de la manera más sana para su salud mental.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *