Colon irritable: controla tu estrés y aprende a vivir

Sin título-1

El colon irritable, cuyo nombre correcto es el Síndrome del Intestino Irritable (SII), presenta los siguientes síntomas: dolor y/o distensión abdominal de tipo cólico u opresivo que alivia tras la defecación. Se alternan diarreas y estreñimiento. En los países industrializados, como España, se considera una de las causas principales el estrés, por lo tanto tiene un origen psicosomático.

El cerebro y el intestino están muy relacionados. El estado de ánimo de una persona influye directamente en las secreciones intestinales. Cuando se pasa miedo, enfados, disgustos, ansiedad, etc. se segrega bilis.

La bilis tiene la función de digerir las grasas en el intestino, pero es muy laxante. Por lo tanto, si una situación personal provoca que se libere bilis en el intestino, cuando no se está realizando la digestión, es muy probable que desemboque en una diarrea.

Resultado de imagen de colon irritable

El perfil de las personas que sufren colon irritable ha cambiado un poco a lo largo de los años. Inicialmente lo sufrían sobretodo mujeres de mediana edad, muy trabajadores, responsables, con un nivel elevado de autoexigencia y un carácter controlador. Actualmente esta enfermedad también afecta a personas jóvenes, y hasta a niños.

Esta enfermedad está fuertemente condicionada por episodios de estrés por lo que te sugerimos:

  • Valora las técnicas de relajación que se enseñan en las terapias antiestrés para que controlar y reducir los factores psicológicos que pueden provocar o influir en el síndrome del intestino irritable.
  • En algunas ocasiones se pueden generar hipocondrías que inciten al paciente a pensar que los síntomas son más frecuentes, dolorosos y duraderos.
  • La consecuencia de padecer SII es la reducción de la calidad de vida del sujeto que lo padece y aumentar el uso de servicios de atención médica.

Al estar tan vinculado el sistema nervioso central con el intestino, es frecuente que suceda una somatización que se refleje en este síndrome en pacientes que ya padecían previamente ansiedad o depresión.

La terapia antiestrés es muy recomendable para pacientes con estos síntomas. Además, a lo largo de una terapia, se aprenden las pautas para gestionar las alteraciones nerviosas y así ayudar a que el paciente mejore sus síntomas gastrointestinales.

Por otro lado, podemos tomar acciones en el asunto desde casa siguiendo estos sencillos consejos:

  •  Hay estudios que demuestran que la práctica de ejercicio físico es beneficiosa para reducir los síntomas a nivel nervioso en muy poco tiempo. Un experimento científico observo como tras 12 semanas de ejercicio físico (3-5 veces por semana, de moderada-alta intensidad) el nerviosismo por los síntomas gastrointestinales en pacientes con SII se suprimía.
  • El alcohol estaría contraindicado, así como el tabaco, y la falta o trastornos del sueño. En cualquier caso evitarlos aumentan la calidad de vida del paciente y son signos de disminución de la ansiedad.

Desde DIESTRES recomendamos tratar el estrés como factor condicionante y causa para controlar los brotes de este síndrome. Aprender a gestionar el estrés te ayudará a convivir mejor con esta enfermedad.

Fuentes:

Alimmenta.com

Síndrome de Intestino Irritable. Mearin F, Montoro M A.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *