¿Soy adicta a las compras?

Young woman walking with shopping bags, low section

Vivimos en una sociedad consumista que premia a los que se dejan llevar por las modas y consumen mucho más de lo que realmente necesitan. Pero, ¿realmente sabes en qué punto se convierte una actitud consumista en una compra compulsiva? Muchas personas sacian su ansiedad y estrés diario mediante las compras, generando un descontrol de los gastos que ponen en riesgo sus finanzas y en ocasiones las de terceras personas.

Esa necesidad de comprar y estrenar que no puede saciarse con nada y que te lleva a endeudarte hasta que la satisfaces, es reflejo de una adicción. Quien no la ha sufrido no sabe lo difícil que es sobrevivir a ella pero realmente puede convertirse en un grave problema de salud mental, al igual que el resto de adicciones.

La excitación de comprar

La sensación que les produce a estos sujetos es comparable a otras situaciones como la sexual, el juego, la droga etc. Al igual que estas se apaga pronto, antes de llegar a casa con las compras. Por eso, lo de menos es lo que se haya comprado, normalmente cosas inútiles o repetidas: media docena de camisas iguales de distinto color o una docena de zapatos que nunca se llegarán a usar.

Resultado de imagen de compras

¿Necesitas lo que compras?

Realmente necesitamos muy poco para vivir: comida, bebida y respirar. Pero necesitamos algunas cosas más para vivir cómodamente. Es por eso que en muchas ocasiones consumimos en exceso.

No debemos olvidar que los recursos son limitados, y que no debemos excedernos en lo que gastamos por nuestro propio bien y el de generaciones venideras.

Únete al reciclaje y la reutilización, aprovecha la moda vintage para dar una segunda vida a objetos que pensabas de un sólo uso.

¿Soy sólo consumista o tengo adicción a las compras?

No hay una medida estándar ni una norma que defina si estás en un lado o en otro. No obstante si tienes dudas, lo más recomendable es que te pongas en manos de un terapéuta profesional que te ayude a identificar si tienes un problema.

Si igualmente quieres medir o controlar el tiempo dinero o esfuerzo que dedicas a las compras te sugerimos el siguiente método:

  1. Para empezar puedes contabilizar en un plazo de tiempo definido las compras que consideras razonable hacer y cuantificarlas, por ejemplo en piezas o en valor monetario.
  2. Una vez hayas realizado ese baremo, puedes mirar hacia atrás escoger un periodo al azar y comprobar si has rebasado el límite razonable que has definido anteriormente.
  3. Si no tienes registro del banco o manera de comprobar si has rebasado el límite en el pasado, puedes apuntar todas tus compras o guardar los recibos durante una semana o un mes y realizar la misma comprobación, pero es menos efectivo ya que estarás condicionada al ser consciente de la medición.
  4. Si quieres controlarte puedes elaborar un presupuesto mensual para saber lo que vas a dedicar a las compras e intentar cumplirlo sin escusas.
  5. Como medida de contención puedes configurar alarmas o límites en tus formas de pago, por ejemplo en tus tarjetas de crédito o débito. O utilizar alguna aplicación para finanzas personales en tu teléfono móvil.
  6. Una buena manera de evaluarlo diariamente es hacer un ejercicio en el que cada noche contabilices todo lo que has gastado y pienses realmente lo que necesitas de todo eso, ¡siempre estás a tiempo de devolver parte de lo que has comprado!

Desde DIESTRES te recomendamos que si padeces o conoces a alguien que padezca este problema acuda a una terapia que le ayude a gestionar ese estrés y ansiedad que le lleva a comprar objetos sin necesidad, ya que además de ayudarse a sí mismo, estará ayudando al planeta.

 

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *