Las cicatrices invisibles del maltrato infantil

148fab7eb6da29a7312880264836

Por desgracia el maltrato no acaba cuando deja de ejercerse, si no que deja unas cicatrices invisibles pero mucho más profundas que las físicas internamente. En la mente del maltratado se generan una serie de pensamientos que duran hasta edades avanzadas. Sobre todo si el maltrato se ha dado en una etapa de desarrollo del sujeto, ya que en estas etapas se forma la auto-imagen y la autoestima, y es una fase decisiva para el desarrollo de la personalidad.

El maltrato ataca a la autoestima

Si una persona crece en un entorno poco saludable psicológicamente se crean traumas que permanecen latentes hasta la edad adulta e incluso en edades avanzadas.

Estas secuelas pueden afectar al desarrollo de las relaciones sentimentales que se den en el futuro ya que se potencia la inseguridad y los esquemas, vínculos y valores que tiene ese sujeto se basan en unos modelos viciados de apego ya que están manipulados por el maltratador.

En todo caso es necesaria la terapia a largo plazo para profundizar en los traumas, vulnerabilidades e inseguridades que han creado esas vivencias en el paciente. En la mayoría de los casos, éste no es consciente de que las padece e incluso normaliza situaciones que no deben ser consideradas como tal.

Resultado de imagen de maltrato

Es muy común que el niño encuentre problemas para relacionarse en la adolescencia tanto con su entorno como consigo mismo al no haber desarrollado como debiera sus habilidades cognitivas. En los casos más graves, puede manifestarse con violencia hacia los demás o autolesiones, ansiedad y angustia.

Además los adultos que han sufrido abusos tienen problemas a la hora de manifestar sus pensamientos, ya que de niños solían ser obligados a esconderlos. Por ello, es común que rechacen el contacto físico, la proximidad de otro y tengan dificultades en relacionarse y confiar en los demás.

Enfermedades como la anorexia o la bulimia están íntimamente relacionadas con la autoestima y la imagen que se tiene de uno mismo.

El maltrato modifica la autopercepción

Cómo nos vemos a nosotros mismos es fundamental para el desarrollo de una mente saludable. Ya hemos comentado en este blog que el diálogo interior fundamenta cómo nos sentimos, ya que lo que nos decimos a nosotros mismos se transforma en los límites que nos imponemos.

Es por eso que una persona que recibió malos tratos puede encontrarse con obstáculos imaginarios que le parecen muy difíciles de superar, cuando en realidad se trata de pequeños baches cotidianos.

La vida de un maltratado sigue siendo difícil en las etapas más adultas en las que se requiere de madurez y fuerza interior.

Las secuelas más comunes según la Organización Mundial de la Salud

Según un estudio de la OMS las consecuencias del maltrato que se dan con más frecuencia en la adolescencia y vida adulta son las siguientes:

  1. Actos de violencia (víctimas o victimarios)
  2. Depresión
  3. Consumo de tabaco
  4. Obesidad
  5. Comportamientos sexuales de alto riesgo
  6. Embarazos no deseados
  7. Consumo de alcohol y drogas

Además, la OMS destaca que estas conductas elevan el desarrollo de enfermedades del corazón, cáncer, suicidio e infecciones de transmisión sexual.

Secuelas fisiológicas

Otro estudio de la Universidad de Londres demostró a través de escáneres cerebrales que los que habían sido víctimas de maltrato presentaban una activación súbita y significativa en la ínsula anterior y la amígdala, dos áreas cerebrales encargadas de detectar las amenazas del entorno y activar los mecanismos de alerta.

Estos resultados confirman que el cerebro de los niños maltratados aprende a protegerse y se vuelve hipervigilante. Vive en alerta continua para ser capaz de interpretar signos potencialmente peligrosos o amenazantes. La gran activación cerebral que se requiere genera un amplio desgaste emocional y cognitivo y produce niveles de ansiedad muy elevados y difíciles de controlar.

Desde DIESTRES recomendamos una terapia para que el maltratado distinga y le ponga en conocimiento de los valores sociales y no repita conductas aprendidas del maltratador sin ser consciente de ello.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *