Me caso… ¡Que estrés!

Captura de pantalla 2016-02-29 a las 21.59.00

Sin duda uno de los momentos en los que más estrés podemos sufrir es ante la organización de una boda. En la sociedad el momento del matrimonio está sometido a una idealización increíble: el día de tu boda será el mejor de tu vida.

Si lo pensamos fríamente ¿qué es un matrimonio? Podemos definirlo como una declaración de amor y compromiso mutua entre dos personas, pero socialmente el matrimonio es mucho más. En la mayoría de culturas occidentales, una boda suele conllevar una gran fiesta con todos los seres queridos y un gran desembolso económico.

El estrés por el factor económico

Todo lo que rodea a un matrimonio es excesivamente caro. Un viaje al Caribe es caro, pero si lo convertimos en un viaje de novios podemos duplicar su precio. Las empresas son conscientes de la idealización que supone una boda y aprovechan este momento en el que queremos que todo salga perfecto para encarecer los precios.

Además, entra en juego los regalos monetarios esperados por parte de los invitados, que pueden mejorar o empeorar el estrés según cada caso específico.

Para librarnos de este estrés debemos pensar que una celebración más cara no te va a hacer más feliz. Seguirás uniéndote a esa persona que amas, ya sea en un hotel de cinco estrellas o en un bar.

9-canciones-que-toda-pareja-rockera-debe-incluir-en-la-playlist-de-su-boda

El estrés por el factor temporal

Muchas gente se estresa cuando ve que se va acercando el momento de la boda. Estas personas se han creado la necesidad de que ese día sea perfecto, y este estrés puede afectar a su estado de ánimo con síntomas como: irritabilidad, depresión, grandes cambios de humor, insomnio y obsesión.

Comúnmente este estrés desaparece cuando pasa la boda, pero para calmarlo es recomendable relajarse, realizar deporte y otras actividades no relacionadas con el evento.

El estrés por la presión social

Este estrés no lo sufren personas que se van a casar próximamente sino todo lo contrario. Hay muchas personas que se obsesionan con la necesidad del matrimonio. Ya sea por cultura o por presión social, esto genera un estrés en la persona que puede llevar a problemas serios como por ejemplo: falta de autoestima, depresión o incluso permitir un maltrato para obtener la boda deseada.

Desde DIESTRES queremos ayudar a todas aquellas personas a las que el tema del matrimonio les suponga estrés. Si te vas a casar tómalo con calma, es una decisión que debes basar en tus sentimientos y tu deseo independientemente de la presión social, temporal o económica. Si conoces a alguien con los síntomas descritos anteriormente, ponte en contacto con nuestro equipo de psicólogos, podemos ayudarte.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *