La mediocridad en los directivos y el estrés

enchufados

En muchas empresas, sucede que los altos directivos, encargados del funcionamiento de la empresa, son mediocres. Por desgracia, solemos encontrarnos con jefes mediocres paternalistas, que tratan de hacer el trabajo a su manera y descalifican a los empleados con buena formación de la que ellos carecen.

Actualmente, existen muchos directivos que, sin formarse, han avanzado en su carrera profesional, llegando a la cúpula de grandes empresas. Dado el cambio que ha sufrido el panorama laboral, los nuevos jóvenes están más formados que nunca, con múltiples idiomas y másteres que suponen una amenaza para sus jefes. Estas cúpulas suponen un gran freno para el avance de las empresas, incapaces de seguir el éxito de sus trabajadores, y en ocasiones robando sus méritos. Las grandes multinacionales tienen el problema añadido de una mala gestión de recursos humanos que hace casi imposible controlar este tipo de situaciones.

Los directivos que se encuentran en un puesto de alto o medio mando generalmente conseguido por ascensos o herencias se hacen con el liderazgo de un equipo que no gestionan adecuadamente. Estas personas se sienten fácilmente amenazados por otros trabajadores. Su falta de capacidades y formación hace que, en lugar de fomentar el ascenso de las mentes brillantes que tienen a su cargo, prefieran quitarlas de en medio para evitar posibles represalias a su propio empleo.

Es por esto, que en ocasiones nos encontramos ante el estrés que supone tener una persona mediocre al mando de tu futuro laboral. Las personas sin capacidades en los puestos de mando son la principal razón de que una empresa no avance. Las mentes más capacitadas se ven desplazadas, mientras que los mediocres son recompensados por unos méritos que, en la mayoría de ocasiones, no les corresponden.

boss-yelling-at-employee-high-resolution-istock

Los jefes mediocres se ven amenazados por las mentes brillantes

Desde DIESTRES, queremos ayudar a estas víctimas del estrés laboral causado por directivos mediocres. Conocemos la frustración que supone tener que desarrollar una carrera laboral bajo el mando de una persona sin capacidad para liderar y gestionar los recursos humanos de una empresa. En la actualidad son muchos los empleados que sufren esta situación y no se hace nada por cambiarlo. Es por ello, que proponemos seguir el modelo de Liderazgo situacional de Hersey y Blanchard.

Dentro del ámbito de la Psicología del trabajo y de los recursos humanos, Paul Hersey y Ken Blanchard diseñaron el modelo de liderazgo situacional. Este modelo afirma que se puede analizar una situación determinada para luego adoptar un estilo de liderazgo apropiado a esa situación y así poder llevar a cabo la tarea éxitosamente. El análisis de esta situación va a depender principalmente de la madurez, formación y capacidad de los empleados.
Hersey y Blanchard definen a la madurez no como edad o estabilidad emocional, sino que para ellos la madurez de los empleados consiste en el deseo de logro que tienen, la habilidad, la experiencia, y la disposición a aceptar responsabilidades. En este caso el directivo es un administrador de los recursos, que motiva, gestiona y aporta en gran medida al desarrollo de la actividad empresarial.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *