El estrés ante la falta de oportunidades laborales

la-banca-pasa-por-el-divan-asi-llegan-sus-cotizaciones-al-veredicto-de-los-test-de-estres

En la coyuntura de crisis que sufrimos actualmente en nuestro país, muchas personas se encuentran desempleadas o sufren despidos a diario. Como consecuencia de la situación económica, la pérdida de oportunidades laborales se acentúa.

Muchos de los trabajadores y personas en búsqueda activa de empleo sufren un gran estrés ocasionado por esta falta de oportunidades. El estrés se manifiesta tanto en trabajadores como en desempleados.

Encontramos trabajadores que a pesar de tener empleo, trabajan bajo unas condiciones laborales precarias, y no pueden quejarse o expresar sus necesidades con libertad por miedo al despido. Se extiende por la sociedad un pensamiento clave: quien tiene un trabajo tiene que conservarlo a toda costa porque no hay muchas otras oportunidades laborales.

Por otro lado, las personas en búsqueda activa de empleo, se encuentran en situaciones desesperadas que menguan su autoestima y rebajan sus expectativas laborales. En otras palabras, se conforman con el primer empleo que puedan encontrar o buscan trabajo de lo que sea, independientemente de sus capacidades, nivel de estudios, gustos o preferencias. El estrés que les genera la búsqueda de trabajo sólo cesa cuando se encuentra un empleo. Pero este relax no dura mucho, ya que las condiciones y el hecho de acudir a un trabajo poco valorado y que no te motiva, vuelve a generar malestar muy pronto.

312-5432d06b8a4df

En definitiva, esto genera un bucle de estrés del que es muy difícil salir.

Desde DIESTRES queremos ayudar a las personas que se encuentran en esta difícil situación con unas recomendaciones:

  • No dejes que el trabajo o la búsqueda del mismo ocupe el 100% de tus pensamientos o de tu tiempo. Cuando inviertes tanto esfuerzo en algo y no lo consigues, esa misma frustración generará aún un estrés mayor.
  • No te culpes. Es tu responsabilidad poner de tu parte para mejorar tu situación laboral, pero no te sientas culpable si no lo logras en estos momentos de crisis, ya que no sólo depende de ti.
  • No te conformes. Si necesitas un empleo con desesperación y te tienes que dedicar a algo que no te gusta por las circunstancias, no dejes de buscar otro empleo. Siempre podrás encontrar nuevas oportunidades mejores que te ayuden a sentirte más realizado, aunque ya tengas trabajo.
  • Paciencia. Los ciclos económicos van variando históricamente y no es cuestión de esperanza si no de ciencia y de historia, la cual nos dice que la situación mejorará. Mientras que esto sucede puedes volcarte en ayudar a los demás, por ejemplo, mediante el voluntariado. Te ayudará a sentirte útil y será gratificante, además de ser una actividad que mejorará tu currículum. Cada día más empresas valoran más este tipo de actividades.
  • Tu trabajo no te define: utilizamos erróneamente la expresión soy fontanero o soy psicóloga. Ante todo somos personas, recuerda que tu trabajo no te define, y como persona, puedes dedicarte a muchas cosas, entre ellas la fontanería o la psicoterapia, pero no te dejes etiquetar ni te clasifiques en una categoría. Así evitarás cerrar tu mente a nuevas posibilidades de empleo que quizás ni valorabas que te podían gustar.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *