El estrés tras un aborto

cunita

¿Sabías que tras el aborto se disparan los índices de cortisol? Esta sustancia, denominada la hormona del estrés, aumenta su presencia en la sangre, y ocasiona ansiedad en las personas que han sufrido una interrupción del embarazo. En ocasiones, esta hormona se mantiene en niveles elevados por largos periodos de tiempo, lo que puede llegar a provocar estrés crónico.

Cuando se sufre una experiencia física tan radical, sin tiempo a procesarlo emocionalmente, se produce una reacción negativa. Esto se conoce como síndrome postraumático. En casos de abortos como causa del síndrome, no debe tratarse aisladamente como un cuadro depresión o de ansiedad. A veces, cuando se acude a especialistas no interactivos no se relacionan síntomas como colon irritable, migrañas o ataques de ira, con el hecho traumático que se ha sufrido.

hqdefault

Perder un hijo es una experiencia que genera estrés.

Los síntomas más frecuentes de estrés tras abortar son:
Ansiedad, pesadillas recurrentes, insomnio, recuerdos súbitos de la experiencia,  ira, aflicción, negación del hecho, culpabilidad, sensación de vacío, vergüenza, auto-aislamiento, frigidez, promiscuidad, embarazos de “reemplazo”, problemas de relación con los otros hijos, baja autoestima, depresión de aniversario, ideas de suicidio, agresividad, etc.

La relación tras el aborto

Se han registrado datos de un 70% de separaciones a lo largo del año siguiente de sufrir una interrupción del embarazo. Es un dato llamativo, ya que nos lleva a pensar que los conflictos emocionales que se generan tras el aborto, son insalvables. Además, está el hecho de que nuestro compañero nos puede recordar en muchas ocasiones el suceso traumático y generarnos estrés, por lo que alejarse de él puede parecer la mejor manera de enterrar lo ocurrido y salir a delante, pero no lo es. Ante todo, debemos tener claro que expresar nuestros sentimientos y desahogarnos nos sirve para seguir adelante, y no al contrario.

Suicidios tras los abortos

El suicidio aumenta notablemente entre las mujeres que han abortado. Los investigadores Speckhard y Vaughan, constataron que la tasa de suicidio, en el año posterior al aborto, era tres veces más alta que la media femenina, y siete veces más alta que la de las mujeres que habían dado a luz.
Un estudio realizado por el Gobierno de Finlandia en 1997, descubrió una tasa de suicidios siete veces más alta entre mujeres que habían abortado, sobre una muestra de 9.129. Además, descubrieron que en el año siguiente al aborto, esas mujeres sufrieron 60 veces más muertes por causas naturales que las que habían dado a luz, 4 veces más muertes por accidentes y 14 veces más muertes por homicidios.

Desde DIESTRES, somos conscientes de los traumas que puede generar un aborto. Por ello, nos ponemos a disposición de todas aquellas personas que hayan sufrido la interrupción de un embarazo, y necesiten apoyo psicológico para aprender a gestionar la ansiedad y el estrés.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *