¿Insultar libera estrés?

Dependiendo de la cultura y el entorno familiar, los insultos, palabrotas o maldiciones están más o menos mal vistas, pero en casi todas las situaciones estas palabras contienen una gran carga semántica.

Libera estrés diciendo lo que piensas

Un grupo de Investigadores de la Universidad de Keele (Staffordshire), han realizado un estudio que relaciona el estrés con el acto de maldecir o insultar. En esta investigación se estudia el comportamiento del cerebro justo cuando nos expresamos de estas maneras malsonantes u ofensivas.

Angry businesswoman yelling on the phone

Insultar libera estrés, según un Estudio de la Universidad de Keele.

Las conclusiones de este estudio muestran que las situaciones específicas de enfado y las emociones que nos producen están relacionadas con el hecho de insultar. Y que al hacerlo, liberamos estrés durante los conflictos. Además reducimos el riesgo de enfermedades cardíacas.

Insultar como defensa

En parte de este estudio el Dr. Richard Stephens declara que los insultos pueden ser usados como un mecanismo de defensa para no sentirnos débiles en los conflictos emocionales. Los orígenes de gritos e insultos son reacciones ante el miedo y si conseguimos nuestro objetivo al alejarnos del peligro, la tensión cederá.

Angry young woman, blowing steam coming out of ears

Reprimir tus sentimientos es menos sano psicológicamente.

Maldecir en silencio

Si estamos continuamente en desacuerdo con una situación que nos crispa pero sin exteriorizarlo de ninguna manera, esto nos generará estrés. Por ello, es importante exteriorizar lo que se siente, siempre procurando que sea de manera educada y respetuosa, para no generar conflictos.

Desde el punto de vista psicológico se conoce que es más sano quien expresa sus emociones que quien las reprime, pero es necesario aprender a hacerlo de una manera asertiva.

Tampoco es bueno insultar muy a menudo y sin sentido alguno, esto solo nos llevará a una falta de respeto sin sentido.

Insultar es sinónimo de miedo

Cuando una persona grita o insulta, es porque se siente amenazada. El miedo hace que tengamos este tipo de reacciones, el objetivo es asustar a los demás y evitar el peligro. Cuando una persona recurre a este tipo de expresiones descalificativas es porque no tiene argumentos con los que exponerse con tranquilidad.

Como conclusión entendemos que no se deben utilizar los gritos ni insultos como vía para liberar el estrés, si no conseguir controlar los niveles de estrés mediante otras herramientas como la organización y planificación, y reaccionar con paciencia y calma ante los imprevistos. También controlamos el estrés con la comunicación, por lo que es importante cuidar lo que transmitimos y controlar nuestros impulsos. Si necesita ayuda en este sentido en Diestrés contamos con una amplia experiencia ayudando a nuestros pacientes a gestionar el estrés, no dude en contactar con nosotros.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *