Celos y estrés: Aprende a controlarlos

Sentir celos es algo natural, un sentimiento que todos hemos experimentado alguna vez. Esta sensación viene dada al ser humano por una cuestión de supervivencia genética. Ser celoso en la era prehistórica servía para mantener una pareja estable y conseguir perpetuar nuestros genes.

Las personas sentimos los celos producidos por una serie de pensamientos que nos hacen creer que nos encontramos ante una amenaza. El instinto nos lleva a querer proteger, en este caso, a nuestra pareja, pero los celos se aplican en todos los ámbitos de la vida.

Estos sentimientos están bien siempre que no nos obsesionemos con ideas irracionales y sin motivos.

The young girl in an expectation condition

La baja autoestima y los celos están íntimamente relacionados.

Celos y autoestima

Las personas con baja autoestima tienen mayor predisposición a sufrir celos infundados. Al tener un concepto infravalorado de sí mismos, ven amenazas donde realmente no existen.

Los celos enfermizos se pueden convertir en un problema realmente grave. El patrón habitual sigue cíclicamente dos estados: ansiedad y conductas de comprobación y seguridad. 

El ciclo se repite una y otra vez y los enfermos revisan los bolsillos de sus parejas, les someten a interrogatorios, les persiguen e incluso invaden su intimidad para calmar su ansiedad momentáneamente. Pero esto no hace más que agravar el problema, y más si la pareja lo permite, e incluso colabora para calmar al enfermo.

pareja-celos-5

Si logramos contener las conductas controladoras podremos superar los celos.

Técnicas para superar los celos

Se pueden superar los celos si se logra contener los patrones de control. Las personas celosas sentirán una exposición a una amenaza, real o imaginaria, e inmediatamente sentirán ansiedad, y eso es muy difícil de controlar.

Lo que si podemos controlar es no realizar las conductas de comprobación, es decir, preguntar a nuestra pareja dónde ha estado etc.

También puede ayudar centrarte en aficiones que realices en solitario o sin tu pareja. Te ayudará a tener tu mente despejada y a descubrir que hay más personas en el mundo.

Identificar los pensamientos irracionales e intentar cambiarlos por otros que podamos justificar con hechos.

Tomar conciencia de que no hay  certeza absoluta de nada y menos de una fidelidad. Si la persona te quiere ser infiel lo será, y probablemente no puedas hacer nada por evitarlo. Por ello, lo mejor es no perder el tiempo ni crearnos ansiedad inútilmente.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *