¿Puede una emoción causarme una enfermedad física?

El autor de “La enfermedad busca sanarme” está convencido de que las enfermedades físicas están provocadas en parte por un factor psicológico o emocional. Por ejemplo, si una persona pierde a un ser querido y más tarde se le desarrolla un tumor debemos considerar la posibilidad de la influencia de la tragedia psicológica o el duelo del paciente en su enfermedad.

pastillas-para-mal-de-amores_1280x1024

Si los sentimientos influyen en desarrollo de la enfermedad, pueden influir en la curación.

En el libro anteriormente citado Philippe Dransart traza una especie de mapa en el cual distingue las causas psicológicas más comunes que se corresponden con cada enfermedad física. Esto es muy interesante ya que por ejemplo callarse emociones podría ser causa de los dolores de garganta o oír unas duras palabras podrían serlo de los de oído. También asocia los tumores con crisis existenciales y los problemas de hígado con la autoestima.

Por ello todo depende de cómo decidamos vivir. Según este autor, mediante la enfermedad el cuerpo trata de comunicarse con nosotros para ayudarnos a sanar o exponernos que tenemos un problema emocional que resolver. Las enfermedades son como “diamantes” con múltiples caras y uno de los factores determinantes es la influencia psicológica.

¿Está científicamente probada esta teoría?

Philippe ha sido duramente criticado por algunos médicos que se rigen exclusivamente por lo científico y le acusan de no tener evidencias de que las causas psicológicas influyan en el desarrollo de las enfermedades, pero lo cierto es que tampoco existen pruebas de lo contrario.

En sus numerosas conferencias y publicaciones se exponen casos de pacientes con graves traumas previos a sus enfermedades. Describe el cuerpo como una gran pantalla en la que muestra lo que nos está ocurriendo a nivel psicológico.

pensafinal_0

Mediante el cambio del pensamiento podemos llegar más fácilmente a la curación.

El psiquismo y las emociones del individuo, a través del sistema nervioso y sus neurotransmisores, influyen en el sistema hormonal o endocrino (los mensajeros químicos del cuerpo humano) y en el sistema inmunológico, que defiende al cuerpo frente a los ataques del exterior. El sistema inmune es la expresión somática de la autoestima. Si estamos bien con nosotros mismos, nos defendemos mejor y preservamos nuestra salud con la máxima eficacia.

Bibliografía del autor

Si quieres saber más sobre las teorías de este autor:

“La enfermedad busca sanarme” con volúmenes I y II.

“7 preguntas en el camino a la recuperación”  Ayuda a entender el mecanismo del sufrimiento y liberarse.

“Vuelta a la vida para curar el cáncer” Un libro centrado exclusivamente en el cáncer.

 

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *