¿Estás “quemado”?

La expresión “estar quemado” la utilizamos para expresar una situación que ha llegado a un punto límite. Suele ocurrir que se trate de un suceso recurrente y molesto, y que cuando ocurre varias veces va acumulando un nivel de frustración difícil de gestionar.

Este nivel de frustración se va a gestionar mejor si tenemos las herramientas adecuadas. Si no se gestiona bien, esto puede generar altos niveles de estrés y ansiedad.

a3

Estar “quemado” puede llevar a síntomas muy graves de agotamiento.

El síndrome de Burnout

Este síndrome también se conoce como el síndrome de “estar quemado”. Se produce por la exposición de una persona a largos periodos de estrés y/o frustración. El efecto que esto produce en nuestro organismo es de agotamiento físico y psíquico muy grave.

Se trata de una situación que se va generando progresivamente hasta desembocar, en muchas ocasiones, en un estado de incapacidad para continuar con el trabajo habitual. Suele aparecer en personas cuya profesión implica dedicación y entrega hacia terceros como, por ejemplo, los profesionales de la enseñanza, de la salud y de asuntos sociales.

El origen de este síndrome suele estar en los climas laborales y personales en los que se desenvuelve esa persona. Por ello, para solucionar el problema es fundamental adoptar una postura conciliadora ante los conflictos que puedan surgir.

burnout700

Poner límites es una gran herramienta para evitar “quemarnos”

Para evitar “quemarse” lo mejor que puede hacer una persona es marcarse sus propios tiempos de descanso innegociables y marcar límites que le ayuden a evitar que otras personas se excedan en su nivel de exigencias.

Estas son las señales que nos indican que padecemos este síndrome:

– Estado de ánimo irritable

– Fatiga y cansancio físico extenuante

– Falta de energía

– Sensación de fracaso y frustración

– Dificultad para concentrarse

– Sensación de desbordamiento

– Insomnio

– Frecuentes dolores físicos: úlceras, dolor de cabeza…

Como el sistema inmune está deprimido, es común contraer enfermedades que cuesta combatir, ya que el afectado sufre recaídas frecuentes.

En ocasiones ante estos síntomas se adoptan soluciones poco recomendables, como recurrir a las sustancias estimulantes, lo que empeora mas el cuadro de deterioro físico y mental.

Lo más aconsejable cuando aparecen los signos de agotamiento es solicitar la ayuda profesional para entrenarse en técnicas de relajación y gestión del tiempo, y así obtener resultados en el día a día laboral. En este punto también es clave entrenar el desarrollo de la inteligencia emocional.

Hay determinadas carreras profesionales y estilos afectivos que se ven gravemente afectados por ignorar que el síndrome de Burnout tiene solución.

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *