Déjate llevar

 

Cuando nos dejamos llevar por la corriente, nos encontramos cómodos con una situación y nos adentramos en ella. Como ya hablamos en ocasiones anteriores se puede llegar a un estado mental conocido como Flow.

Los componentes del flow

Según el autor que acuñó el término los componentes de una experiencia de flujo son los siguientes:

Objetivos claros: las expectativas y normas de la actividad son claras y los objetivos están definidos y son alcanzables. Las destrezas y habilidades requeridas son razonables.

Concentración y enfoque: se requiere un grado alto de concentración en un limitado campo de atención. Una única actividad permite a la persona profundizar en ella.

 

Foto-para-nota....Invita-ICED-a-escribir-poesía

Escribir puede ser una buena manera de encontrar el estado de flow.

 

Retroalimentación: directa e inmediata, es decir, los éxitos y fracasos en la actividad son obvios. De modo que el comportamiento se va ajustando a las necesidades de la actividad.

Equilibrio: en el nivel de actividad y el desafío, por lo que la actividad no es ni muy dificultosa ni muy sencilla

Gratificante: la actividad es gratificante de un modo inmediato por lo que anima a seguir practicándola y pasa desapercibido el esfuerzo.

Resultados del estado de flow

En primer lugar se tiene una fusión entre acción y conciencia. Esto conlleva que seamos conscientes de nuestra acción a todos los niveles y en un estado muy profundo. El foco de conciencia se reduce a la actividad misma.  En esos momentos alejamos el estrés dejándolo en un segundo plano en la mente.

Se distorsiona la percepción del tiempo, de manera que no percibes la cantidad de tiempo que inviertes. La expresión “se detiene el tiempo” es aplicable a estos momentos. Es aquí donde nos desestresamos olvidando las tareas por hacer y las obligaciones tediosas del día a día.

 

1218440_58352215

Las personas que tocan instrumentos afirman llegar a “fluir” con facilidad.

 

Cuando una actividad es gratificante pasa desapercibido el esfuerzo

Otra de las consecuencias es el control personal sobre la situación o actividad, lo que da sensación de poder y gratifica. El efecto del flow es muy positivo ya que implica crecimiento. Generalmente se llega al estado de flujo cuando se realiza una actividad a mano o que implica mejorar las habilidades de la persona, lo que intrínsecamente hace que la persona se sienta capaz. Este sentimiento se traslada al día a día durante el desarrollo de actividades que pueden causar estrés, haciéndolas más llevaderas.

Por último el flow  se relaciona con la psicología positiva porque las experiencias producen intensos sentimientos de goce. Se trata de una experiencia tan agradable que tiene un efecto inmediato sobre la felicidad y el desarrollo personal. Si se mantiene una actividad que nos adentre en un estado de flujo por un periodo largo de tiempo, afrontaremos las tareas con mayor positividad y lograremos reducir el estrés.

 

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

Un comentario

  • lourdes

    Buenos días, estoy interesada en el desarrollo de la inteligencia emocional para el control del estrés Diestres.
    Me gustaría conocer algo más sobre este tema.Contactar con dicho
    autor.

    Saludos, Lourdes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *