¿De dónde proviene tu estrés?

¿Has sentido alguna vez que algún área de tu vida te agobia? ¿Algo que te presione o te cree estrés de una manera más intensa?

Cuando nos encontramos en una de esas situaciones lo que tenemos que hacer es revisar si tenemos un equilibrio saludable en todas las áreas de nuestra vida.

Principalmente encontramos 5 áreas en la vida de cada persona:

– Yo: se trata del área más importante, sin ella no existiría nada de lo demás. Esta área siempre existe y si cambia, depende sólo de nosotros, excepto en casos de manipulación. Por ello hay que darle la importancia y el tiempo que tiene. Normalmente, no nos dedicamos suficiente tiempo a nosotros mismos.

– Familia: esta área no todas las personas la tienen, hay quien le dedica un mayor tiempo y la tiene muy desarrollada y otra para la que supone un problema mantener las relaciones familiares. Sin embargo cuando éste área existe independientemente del desarrollo que tenga es una de las más estables.

überarbeiteter geschäftsmann

– Trabajo: esta área es una de las más susceptibles de cambio. Por ello hay que saber muy bien cómo desarrollarla y no darle más importancia de la debida.

– Pareja: al igual que la anterior éste espacio de nuestra vida puede cambiar fácilmente y además no depende exclusivamente de nosotros. Hay que cuidar especialmente a éste área ya que nos puede llevar a la dependencia emocional, y al estrés en la pareja.

– Ocio: el ocio es muy importante en la vida de una persona, y aunque nunca lo hayas pensado, es una de las cosas más estables que podemos tener. Una afición que nos dure toda la vida, un gusto que nos da alegría, un sabor que nos encanta… Son cosas que no tienen por qué cambiar, y nos proporcionan un bienestar necesario. Por ello es una de las áreas que más debemos cultivar, y de las más importante.

Ahora como reflexión para analizar tu situación propia, puedes realizar un gráfico como este:

grafico

La tarta entera sería tu vida, y debes darle valor a cada área en función del tiempo real que le dedicas. Lógicamente es imposible dedicar el mismo tiempo exacto y dar la misma importancia a todas las áreas, como aparece en el gráfico del ejemplo. Además el gráfico de cada uno variará en función de la situación y el tiempo en el que se realice. Por ello recomendamos hacerlo en un momento de asfixia de alguna de las áreas, o realizarlo en términos generales y aproximados.

Lo más importante al realizar este ejercicio es ser honestos con nosotros mismos y saber distinguir muy bien la importancia que le damos a cada área del tiempo que le dedicamos, porque seguramente no coincidan.

Si se hace bien este ejercicio te servirá para discernir qué área de tu vida te está asfixiando por el tiempo que le dedicas, aunque también te permite darte cuenta a qué áreas estás dedicando menos tiempo del que debieras.

Para continuar con el ejercicio, imagina que una por una las áreas desaparecieran y le repercusión que esto tendría en tu vida, para obtener la importancia que tiene cada una de ellas para ti, por ejemplo: “si el Yo desapareciera, estaría muerto, por lo que tiene una fuerte importancia y debo dedicarle bastante tiempo” y así con el resto de porciones.

Para finalizar, observa detenidamente cada área y analiza en esta ocasión la importancia que tienen para ti derivada de lo anterior. Tradúcelo en un porcentaje y anótalo al lado del porcentaje de tiempo, compáralos y analiza las diferencias. Si las cifras distan en más de un 20% lo más probable es que ese área sea una fuente de estrés en tu vida y te esté afectando aunque no seas capaz de percibirlo.

 

 

Concha de la Torre
Psicóloga Clínica
Creadora y directora del programa DIESTRES

firma_diestres

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *