El poder del sueño contra el estrés

“Desde hace un tiempo tengo fallos de memoria, no consigo recordar mis recados y tareas diarias, tengo distracciones cuando conduzco, tardo en conciliar el sueño y además, me despierto cada mañana antes de que mi despertador suene”.

¿Le resulta conocida está situación? ¿Es así su vida diaria?
Si la respuesta es afirmativa podemos estar ante un caso de estrés.

Nuestro día  a día es duro, realizamos actividades continuamente, nuestra vida laboral, reuniones, viajes, informes,  requiere una dedicación plena; nuestra vida familiar, niños, eventos familiares, relaciones sociales, necesita de nuestra atención continua; y a l final del día nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan un descanso. Ese es el sueño. Unas horas donde recargar pilas, un período de recuperación necesario para poder superar el desgaste y los estados de ansiedad de cada día.

Nuestra mente es un embalse que tiene que abrir las compuertas para soltar todo el agua recogida durante el día y  dejar el espacio al agua que llegará de las montañas del día siguiente. Pero ¿y si ese vaciado no se produce? Seguimos acumulando agua hasta llegar un momento en que se desborda porque ya nuestra mente no da más de sí. Sin dormir y descansar adecudamente, no podemos seguir adelante y caemos en una situación de estrés y ansiedad.

Estudios recientes indican que las personas insomnes producen más hormonas del estrés que las que duermen bien. Esto les provoca un estado de sobreexcitación que les dificulta relajarse y conciliar el sueño. La incapacidad de dormir causa más ansiedad, lo que puede tener consecuencias devastadoras.

Según se ha descubierto recientemente las personas que duermen menos de siete horas diarias tienen riesgo de perder la memoria.

“La relación entre el sueño y la salud, y entre dormir mal y la enfermedad, cada día es más clara”, dice el doctor Lawrence Epstein, de la Facultad de Medicina de la Universidad Harvard.

Dormir bien ayuda a prevenir enfermedades. “Cuando no dormimos lo necesario, nuestro cuerpo produce más hormonas del estrés y combate menos la inflamación, lo que a su vez afecta la función inmunitaria”, señala la doctora Phyllis Zee, subdirectora del Centro del Sueño y Biología Circadiana de la Universidad Northwestern, en Chicago.

El sueño tiene un poder mágico sobre nuestra salud. Gracias a él podemos tener  una vida más larga y saludable, mejor aspecto, estar más alegres y relajados, mejorar nuestra  actividad cerebral  e incluso reducir nuestro peso.

2 comentarios

  • Esther

    Buenas días,

    Hace unos meses tenía muchos problemas para dormir. Tenía complicaciones en el trabajo y claro cuando me acostaba le daba vueltas a todo, no paraba de pensar y no podía dormir. Eran las 3 o las 4 de la mañana y todavía seguía despierta. Me levantaba a las 7 así que todo el día estaba medio dormida. Recurrir a los ejercicios de relajación y los resultados fueron muy buenos. Aprendí a dejar mis problemas fuera cuando me acostaba. Me siento mejor.

    Esther

  • andrea

    hola, me llamo andrea, yo tambien tengo problemas de estess, recurri a pastillas , pero me quitan energia , y en un tiempo tampoco me hacian efecto para dormir, si podes enviame a mi cuenta de correo el sistema de relajacion, y el costo de la misma, desde ya muchas gracias

Responder a andrea Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *