Enfermedades y estado emocional

La mayoría de los problemas a los que nos enfrentamos son un reflejo de nuestro estado emocional.

Las situaciones de estrés y angustia llegan a debilitar el sistema inmune del organismo, haciéndolo vulnerable a contraer enfermedades:

Una vida emocional estable, mantiene altas las defensas, lo que hace más resistentes a las personas incluso en un medio hostil.

Para que se entienda cómo funciona esto, lo comparamos con un coche de caballos y un cochero que lo dirige. Diríamos que el coche en el que viajamos es nuestra parte física, los caballos serían nuestras emociones y el cochero nuestra mente, éste es el que tiene que guiar realmente y dirigir nuestra vida.

La mayor parte de la gente de nuestra cultura, se mueve entre lo emocional y lo físico, lo que explica que somatice los problemas, padeciendo enfermedades. Si el cochero no dirige, los caballos se desbocan, es decir, las emociones sin control hacen que la vida pierda el rumbo y con ello la estabilidad general.

Vivimos en tiempo de profundos cambios sociales, de increíbles descubrimientos científicos a una velocidad vertiginosa, que modifican constantemente nuestros esquemas mentales, que amplían nuestros conocimientos y horizontes, pero que conllevan sentimientos de intranquilidad y angustia para muchas personas, en el intento de adaptarse y “digerir” toda la información y cambios que acontecen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *